Insuficiencia venosa de miembros inferiores

Se define como una alteración en el retorno venoso que compromete el sistema superficial y profundo, es una enfermedad muy prevalente que se manifiesta por la presencia de varices, telangiectasias (arañitas) cambios tróficos de la piel y ulceras.

Con gran frecuencia, la insuficiencia venosa está causada por la lesión en las válvulas venosas, las paredes se debilitan y quedan dañadas provocando que las venas queden llenas de sangre y no tengan un retorno adecuado. La insuficiencia también puede generarse por antecedente de trombosis venosa previa.

Los síntomas que con frecuencia se presentan son hormigueo, edema, dolor y sensación de pesadez en las piernas y con una evolución más crónica el aparecimiento de varices

Entre los factores de riesgo que la producen, podemos mencionar, la edad, sexo femenino, antecedentes familiares de haber sufrido trombosis venosa, obesidad, el embarazo, permanecer sentado o de pie durante un tiempo prolongado.

El diagnóstico debe realizarse por métodos clínicos y de imagen, hay que recordar que la anomalía se presenta en los miembros inferiores.

El ultrasonido doppler color es un estudio no invasivo capaz de suministrar una topografía anatómica y hemodinámica para la circulación venosa de las extremidades inferiores en tiempo real, por lo que constituye el método diagnóstico de elección. Se basa en la detección del flujo vascular del sistema venoso.  El examen es realizado con el paciente en bipedestación explorando el sistema superficial y profundo, lo cual permite determinar el grado de insuficiencia venosa, el origen del reflujo y la detección de variantes anatómicas.

En la actualidad debe de enfatizarse en el tratamiento preventivo de la insuficiencia venosa, es decir evitar los factores de riesgo y mejorar los hábitos.  La actividad física mejor la circulación sanguínea en general.  El ejercicio físico más recomendado y más fácil de realizar es caminar 1 o 2 horas diarias.   Los deportes como la natación y el ciclismo son muy adecuados, ya que activan la musculatura de la zona gemelar.  Son recomendables los ejercicios que impliquen la flexión de los tobillos para activar el bombeo muscular. Se deben evitar las situaciones de inmovilidad de las extremidades inferiores o los periodos prolongados de bipedestación.

El tratamiento conservado incluye las medidas compresivas de las extremidades inferiores.  La compresión elástica es básica en la insuficiencia venosa en todos sus estadios. La clave de su eficacia es incrementar la presión intersticial local y disminuir el diámetro de las venas, favoreciendo el retorno venoso y reduciendo el reflujo de manera que disminuye la hipertensión venosa, por tanto, se consigue que mejoren los síntomas, se reduzca el edema y retrase la evolución de la insuficiencia venosa.

Cualquier duda puedes realizar tu cita llamando al 1747 con nuestros médicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s